EL EMPRENDEDOR EXPATRIADO

IMG_6477
Un selfie en Ciudad de México desde Chapultepec con la zona financiera al fondo

 

Desde luego las grandes empresas son las que más personas envían al extranjero, este fenómeno se está dando en España, quizá como un efecto colateral deseable/ indeseable de la crisis, pero lo cierto es que ha tenido un aumento exponencial, según las últimas cifras las grandes empresas española están facturando el 60% en el exterior.

En cada nueva estancia allá donde el trabajo nos lleva a la singular gente de la seguridad, cada vez son más los emprendedores (los autónomos rebautizados) que encuentras.

Personas que, por mil razones, pero la más común es que de una forma u otra perdieron su empleo en una edad intermedia-avanzada de grandes empresas y con experiencia en gestión a veces en relación con el exterior. En otros casos se trata de emprendedores que buscan nuevos mercado y opciones de negocio.

No considero dentro de este perfil a los “expatriados “en la UE, realmente un español que hoy trabaje en p.ej. Múnich esta más cerca de casa que uno que antes emigraba de Extremadura a Madrid.

La realidad es que no somos los españoles una excepción, e incluso diría que en algunos casos hemos llegado tarde a este mercado internacional, pero no es menos cierto que lo hemos hecho con mucha energía y diría que con bastante acierto.

No me refiero por supuesto a países de los llamados seguros, hablo de destinos con medio alto riesgo que es donde se están materializando las oportunidades África-Latinoamérica-Oriente.

La realidad es que alguien que llega con “ojos nuevos” a otro país suele detectar con mayor facilidad las oportunidades y necesidades de ese mercado.

El emprendedor se convierte en expatriado al descubrir en poco tiempo la importancia de asentarse en el país de destino, al menos durante la fase de desarrollo de su proyecto, si quiere que el mismo vaya adelante, ya que normalmente no posee la capacidad de contratación ni puede permitirse segundas oportunidades ni inversiones fallidas.

También existe para el emprendedor una oportunidad de enriquecimiento personal y cultural indudable, que cada vez forma más parte de esa búsqueda vital, donde lo importante no es el trabajo, ni el triunfo y destino sino el camino y lo que se vive e ese proceso.

No suelen ser clientes de nuestros servicios de seguridad para expatriados, aunque saben buscar el asesoramiento necesario.

Como emprendedores que son, suelen tener buenas capacidades sociales y mucha iniciativa para analizar y prever riesgos.

Anuncios