ESCOLTAS,¿PREPARADOS PARA PROTEGER A CARGOS PUBLICOS EN CATALUÑA?

Placa_ASES

No es nada nuevo, en la hemeroteca está el análisis que he realizado en diferentes ocasiones sobre el “problema catalán” y su ineludible final en la frustración del proyecto nacionalista y la aparición de fenómenos radicales que deriven en el uso de la violencia, que ya ha comenzado a dar sus primeros pasos, en todos los ámbitos y aspectos.

Desde un frío y desapasionado análisis, como corresponde en materia de seguridad, el escenario previsible, es que el Gobierno español, ya sea por la vía del Articulo 155 de la Constitución Española, ya sea por la vía de la Ley de Seguridad Nacional, o ya sea por la vía de las sentencias judiciales, o por todas ellas, acabará con el momento culmen que se ha buscado en el 1-O para el llamado proceso y lo  arrumbara en la cuneta de la historia, ya que el fracaso de ese momentum dejará tocado de futuro cualquier intento en la misma dirección.

La potencia y calidad de la democracia española no ofrecen dudas en este sentido.

En la frialdad de las cifras, España está considerado en este momento el tercer país del mundo en calidad democrática y es la octava potencia social y económica mundial, ocupando sus Fuerzas Armadas un lugar similar y siendo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españoles entre las mejor valoradas del mundo por su eficacia en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado.

Añadido a ello, España es la 4ª potencia de la Unión europea y el peso específico en este entorno cercano es suficiente para ahogar los intentos del independentismo catalán en cualquier escenario y versión que se presente.

Por ello, y dando por sentada la premisa de la absoluta derrota del proyecto de independencia de los independentistas catalanes, las consecuencias posteriores son lo que debemos analizar, y en ese sentido la actitud excesivamente ponderada a juicio de muchos, del gobierno español es la adecuada para generar el mínimo de heridas de futuro consecuencia de este proceso, con un exquisito cuidado en no caer en una imagen de debilidad que es el peor de los síntomas ya que la ruptura del equilibrio sería nefasta pues desembocaría en violencia descontrolada, sumando en este caso a los que ya están tan enfadados como los independentistas pero al otro lado del escenario.

En cualquier caso, tras esa ineludible derrota del independentismo, la excesiva carga emotiva creada por los irresponsables políticos independentistas en esas filas, generará un sentimiento de amargura, fracaso y decepción, que, en determinados casos, de personas o grupos ya muy radicalizados podrán desembocar en violencia en cualquiera de sus formas: atentados, algaradas, agresiones, asesinatos, etc..

La gestión de ese escenario es clave para el futuro, y a estas alturas, parece que no se puede contar con los políticos independentistas para echar agua al incendio provocado, ya que por el contrario se está añadiendo cada día más combustible con grave riesgo para la paz futura.

Las víctimas previsibles de esta violencia serán los representantes del Estado, comenzando por las propias Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (incluidos los Mossos, como ya le paso a la Ertzaintza) y funcionarios, así como empresas privadas y sus ejecutivos que sin duda se convertirán en dianas de determinados grupos y señalamientos.

Tenemos un precedente, aun cercano en el tiempo(ETA y sus franquicias políticas), que va a intentar duplicarse en Cataluña, y en el que actores de ese escenario están actuando como asesores en este, véanse los desplazamientos del terrorista Otegui.

Añadido hay que sumar la existencia de fenómenos endógenos como los grupos de extrema izquierda de todo pelo y jaez, y exógenos, especialmente anarquistas extranjeros que usan Cataluña y especialmente Barcelona y su cinturón como plataforma de lanzamiento de su ideología en España.

Por todo ello, y con toda la intención de equivocarme, estamos listos para reeditar la protección de cargos públicos y privados que hicimos en el pasado, aplicados en esta ocasión a Cataluña.

Todos mis deseos para estar muy equivocado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s